Posts con #conceptos imprescindibles tag

Publicado en 30 Enero 2014

Negligencia médica, Imprudencia e Impericia ¿Qué es cada concepto?

A la hora de hablar de mala praxis médica se deben abordar muchos conceptos para conseguir actuar con la propiedad necesaria en cada caso médico. Por este motivo, vamos a toomar tres conceptos muy importantes dentro de una posible mala praxis médica, como son las negligencias médicas, la imprudencia y la impericia.

Las negligencias médicas se producen cuando el médico actúa sin cumplir con las normas que rigen su profesión. Como ya hemos explicado en algún artículo anterior del blog, se producen por un descuido en la forma de actuar del médico o el profesional sanitario. Es decir, se produce una omisión consciente en el que se deja de cumplir un acto que el deber funcional exige, por lo que -si se produce un daño-, es totalmente punible judicialmente en el caso que suceda y se detecte.

Imprudencia e Impericia

Por su parte, la imprudencia médica hace referencia a acciones que realiza un profesional sanitario de forma temeraria, y que por ello son previsibles desde un punto de vista objetivo, por lo que al cometer una de ellas, se puede estar incurriendo en delito. Es punible e inexcusable, como se puede apreciar en este caso que resolvimos hace unos meses.

Por su parte, la impericia, como dice la palabra, hace clara alusión a una falta de pericia del profesional sanitario en su quehacer profesional. Es decir, falta de sabiduría en sus acciones, experiencia y habilidad en la ejecución de su profesión, que pueden perjudicar directamente al paciente, como ya vimos en este caso publicado en nuestro blog en 2013.

¿Quieres conocer diferentes tipos de negligencias habituales? Haz clic aquí.
¿Crees que has sufrido alguna mala praxis médica? Consulta con nosotros. Te asesoramos.

Ver comentarios

Repost 0

Publicado en 17 Diciembre 2013

La importancia de un Estudio de Viabilidad para conocer si existió Mala Praxis Médica

La mala praxis médica es un concepto muy delicado, por lo que hay que tratarlo siempre entre algodones. Una mala praxis médica puede poner en peligro la vida de una persona, o incluyo acabar con ella. Sin embargo, en muchas ocasiones no existe tal mala praxis, y son las mismas circunstancias -insalvables en muchos casos-, las que por sí solas ponen en peligro la vida del paciente.

Cuando sucede un caso en el que se sospecha que podría haber existido mala praxis médica, para conocer lo que realmente pasó lo mejor es realizar un estudio de viabilidad antes de comenzar ningún proceso judicial y así evitar alargar un proceso que puede suponer un desgaste físico y mental, además de económico para el que lo inicia.

Por qué realizarlo

Como hemos apuntado - y manifestado en alguno de nuestros casos publicados en el blog- no siempre es aconsejable comenzar un proceso judicial para esclarecer los hechos concernientes a una supuesta mala praxis médica. Entre otras cosas, se puede realizar un Estudio de Viabilidad de Demanda por Responsabilidad Profesional, que sirve, por un lado, para conocer lo que sucedió realmente (consultando a las dos partes y recabando toda la información sobre el caso); y por otro, para ahorrarse los costes de un proceso judicial que puede ser largo, ya que si no se falla finalmente a nuestro favor, supone un esfuerzo económico notable.

¿Qué es?

El Estudio de Viabilidad de Demanda por Responsabilidad Profesional es una valoración detallada y exhaustiva de actuaciones sanitarias que pudieran estar sujetas a reclamaciones judiciales o administrativas por negligencia, impericia o imprudencia por parte de los médicos u organizaciones sanitarias, incluso por parte de los seguros, tanto públicos como privados.

Cómo se desarrolla

Si la resolución del estudio es NEGATIVA, significa que no se puede establecer causalidad entre la asistencia sanitaria y el daño que alega el paciente, siendo muy arriesgado iniciar una reclamación, tanto judicial como administrativa, por las escasas garantías de éxito y los altos costes que implican, tal y como sucede en este caso.

Si la resolución del estudio es POSITIVA, significa que existe mala praxis médica y que se puede demostrar objetivamente, por lo que es posible el inicio de acciones administrativas y/o judiciales con una mayor garantía de éxito.Tal y como sucede en este caso.

De cualquier forma, queda patente la importancia de realizar un Estudio de Viabilidad de Demanda por Responsabilidad Profesional para conocer si realmente merece la pena iniciar una reclamación judicial o administrativa.

Ver comentarios

Repost 0