Publicado en 13 Enero 2014

Negligencias médicas ¿Qué son?

Una negligencia médica es un término de mucha relevancia que no puede ser usado sin propiedad. Por eso es muy importante saber cuándo se produce y qué se puede considerar como negligencia médica. Pero entonces ¿Cómo saber qué es una negligencia médica?

Lo primero que hay que tener claro es el término. La negligencia médica se podría definir como un acto en un contexto sanitario en el que un médico desvía de los estándares aceptados como válidos en la medicina y su actuación causa alguna lesión a un paciente. Por tanto, una negligencia médica es no haber tenido la diligencia necesaria en el caso particular de la atención a un paciente. Es decir, no haber cumplido los parámetros mínimos y estándares para enfrentar un caso clínico.

En este mismo sentido, hay que ser prudentes y conscientes de que no todos los daños ocurridos en un hospital se deben considerar una negligencia médica. Para que se pueda considerar una negligencia médica siempre debe existir un daño, en primer lugar, y una vez determinado el mismo, saber cuál es su causa, ya que cuando una persona acude a un hospital o a un centro hospitalario es porque tiene una enfermedad concreta, y los daños que se deriven pueden o no, ser causa de la enfermedad.

Para saber si ha existido una negligencia médica, es fundamental realizar un Estudio de Viabilidad de Demanda por Responsabilidad Profesional; que si es positivo dará ocasión de efectuar el correspondiente Informe Periciales Médico Legal, que establece las pruebas objetivas que permiten comprobar y confirmar la existencia de dichas negligencias médicas.

¿Crees que has sufrido una negligencia médica?

Contacta con nosotros ahora

Ver comentarios

Repost 0

Publicado en 8 Enero 2014

Sepsis en un bebé de 45 días ¿Existió mala praxis médica?

La paciente K. A. I. nació mediante un parto normal sin complicaciones previas el 13 de enero de 2013, con un test de Apgar de 10 realizado a los 5 minutos de su nacimiento. Dos días después fue dada de alta del centro hospitalario donde había nacido.

A los 15 días de vida, K.A.I. visitó al pediatra y este le indicó que debía tomar el suplemento nutricional Alprem, debido a que había perdido un poco de peso y tenía deposiciones fecales líquidas. Sin embargo, tres días después, los padres llevaron de nuevo a la paciente un hospital porque tenía náuseas, aftas en la boca y trastornos en la alimentación. Tras una revisión, se le diagnóstico que no sufría una patología médica actual y se le dio el alta, recomendando cambiarle la tetina al biberón.

El 10 de febrero, justo 10 días después, los padres volvieron a llevar a su bebé al centro de salud por su poca ganancia de peso, donde se derivó al Servicio de Urgencias ese mismo día, sin que exista constancia de pruebas sobre la anamnesis o el examen físico del bebé.

A la llegada al hospital esa misma tarde, se constató un muy mal estado general con diagnóstico de desnutrición y deshidratación graves debido a una diarrea aguda, además de palidez cutánea con cianosis, por lo que se le realizó un cultivo de sangre y una analítica que indicó un aumento de la proteína C reactiva (PCR). Ante esta situación, se introdujo al bebé en la incubadora y se le administró oxígeno con suero fisiológico y glucosado.

Traslado de hospital

Apenas 5 horas después se constató una glucemia y una pérdida de peso, ante lo que se solicitó el traslado a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de Referencia por vía área. Sin embargo, se hizo por vía marítima primero, y luego por vía terrestre, lo que llevó a la niña K.A. I. a otro hospital el día 11 de madrugada, donde se constató la recepción de la analítica del hospital de origen y se estableció un diagnóstico de deshidratación mayor al 10%, desnutrición y diarrea aguda.

La paciente volvió a ser examinada y presentó hipertensión arterial, por lo que se solicitaron los Servicios de Cirugía Plástica e Inmunología y se pidieron nuevas muestras de sangre y heces, indicando el tratamiento antibiótico con ceftazidina y amikacina, que empezó a recibir el mismo día 11 por la tarde y de forma no inmediata.

El día 12 de febrero, la niña empeoró, y el día 13 se le detectó taquipnea, por lo que se procedió a su intubación orotraqueal y conexión a ventilación mecánica. Los siguientes días, la niña presentó un empeoramiento de su cuadro clínico, con una coagulopatía grave, anemia grave y acidosis metabólica.

El fracaso hemodinámico no respondió al tratamiento con fármacos vasoactivos, lo que hizo que empeoraran las lesiones cutáneas junto al sangrado y la edematización progresiva, que causó su fallecimientoun mes y tres días después de nacer- debido a un fallo multiorgánico por sepsis, coagulopatía, shock séptico e insuficiencia renal y respiratoria, además de shock cardiogénico.

¿Existió mala praxis médica?

¿De qué tipo? ¿Negligencia, imprudencia, impericia, pérdida de oportunidad, error diagnóstico o un mal funcionamiento del sistema sanitario?

¿En qué momento?

Ver comentarios

Repost 0

Publicado en 26 Diciembre 2013

Casos de 2013 sobre mala praxis médica: negligencias, impericias e imprudencias (II)

Durante 2013 ha nacido el blog de Lex Ética Legal Medical Consulting, consultora Médico Legal especialista en Estudios de Viabilidad por Demanda e Informes Periciales Médico Legales.

Tras recapitular la semana pasada un artículo con una primera parte de casos publicados este año, vamos a exponer el resto de otros casos publicados durante 2013 a continuación:

NOVIEMBRE

Gripe A: Empezamos noviembre con un caso complicado en el que sí hubo mala praxis médica. Un paciente, con antecedentes de Linfoma No Hodgkin, contrajo Gripe A, lo que acabó terminando con su vida. El caso ratificó que, con una actitud diligente y oportuna en la atención sanitaria hubiera aumentado su supervivencia del paciente.

Conoce el caso

Cirrosis hepática: Nuestro segundo caso del mes puso de manifiesto otra mala praxis médica. En este caso, las posibilidades de vida del paciente se podrían haber alargado e incluso evitado su muerte, si se hubiera ingresado al paciente en el hospital para su correcto tratamiento.

Conoce el caso

DICIEMBRE

Cesárea programada en embarazada: En diciembre hemos resuelto un caso, el de una mujer embarazada a la que se le practicó una cesárea de riesgo. El bebé murió días después, pero este caso, en el que no existió mala praxis, puso de manifiesto que no siempre es aconsejable comenzar un proceso judicial sin esclarecer antes los hechos en relación con el daño causado. Siempre es recomendable realizar antes un Estudio de Viabilidad para conocer si se puede probar la existencia de una negligencia, imprudencia o impericia en la atención sanitaria, y así ahorrar en costes de una demanda infundada.

Conoce el caso

Estos tres casos, juntos a los expuestos la semana pasada, son algunos los casos que hemos resuelto durante este año, a través de los que hemos podido aprender mucho sobre los aspectos que rodean a la mala praxis médica, además de profundizar en conceptos como la negligencia, impericia, imprudencia, error diagnóstico, pérdida de oportunidad terapéutica y mal funcionamiento del sistema sanitario.

Ver comentarios

Repost 0