Vesícula con barro biliar que terminó muy mal...

Publicado en 7 Mayo 2014

Doña JSG se sometió a la realización de una colangio-resonancia  el día 23 de noviembre de 2010 para descartar la presencia de una coledocolitiasis. La colangio-resonancia  informó de la existencia de barro biliar  en la vesícula biliar, sin cálculos en el colédoco.

El Servicio de Cirugía decidió la realización de una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE), que se efectuó el día 1 de febrero de 2011 y en la que se apreció el colédoco dilatado,  sin imágenes sugerentes de cálculos en su interior. Además se realizó una esfinterotomía  y una limpieza de la vía biliar con balón de Fogarty en la que no se extrajo litiasis. Durante la esfinterotomía se produjo un sangrado leve que se controló con lavados de adrenalina diluida.

A las 11:45 horas de ese día, la paciente comenzó con vómitos, náuseas y dolor abdominal localizado en región de epigastrio e hipocondrio derecho. El médico  la exploró y apreció un abdomen doloroso a la palpación en hipocondrio derecho y  un peristaltismo disminuido. 

A las 14 horas, se evidenciaron vómitos en posos de café junto con dolor generalizado, palidez cutánea, una tensión arterial de 100/50 mm de Hg y ausencia de ruidos hidroaéreos.

A las 17 horas, se evidenció un regular estado general, con estado nauseoso, vómitos y dolor abdominal, por lo que se le administró una ampolla de Nolotilâ (dipirona) y Primperanâ (metoclopramida).

Sobre las 23:45 horas,  la paciente presentó un vómito en posos de café junto con dolor abdominal generalizado. A la exploración física, la paciente presentó regular estado general, una tensión arterial de 90/60 mm de Hg, con palidez cutáneo-mucosa; se apreció distendido con sensación de defensa epigástrica y ausencia de ruidos hidro-aéreos; se colocó una sonda nasogástrica  que drenó un contenido hemático oscuro.

El médico de guardia se comunicó por teléfono con el médico cirujano que operó a la paciente, quien realizó el diagnostico telefónico de pancreatitis inducida por CPRE y dijo que valoraría a la paciente al día siguiente.

 

Vesícula con barro biliar que terminó muy mal...Vesícula con barro biliar que terminó muy mal...

El día 2 de febrero de 2011, a las 8:00  horas, se constató una hipotensión marcada de 80/40 mm de Hg, con dolor abdominal generalizado,  en la zona del epigastrio e hipogastrio, con náuseas y restos hemáticos oscuros en la sonda nasogástrica. A la exploración, la paciente se encontró con palidez cutáneo-mucosa,   abdomen distendido, doloroso en epigastrio e hipogastrio, con timpanismo y peristaltismo disminuido.

Sobre las 13 horassu médico cirujano acudió a ver a la paciente  y solicitó una analítica de sangre y una tomografía (TAC) de abdomen de forma urgente, que no se realizó por avería del tomógrafo.

A las 14 horas, se realizó una ecografía y una radiografía abdominal que indicó una  perforación hacia el retroperitoneo.

A  las 16:35 horas, la paciente ingresó al quirófano para una  laparotomía de urgencia,  que mostró una perforación del  duodeno posterior en relación con la esfinterotomía endoscópica previa,  con prolapso de la mucosa duodenal. Se realizó una duodenotomía longitudinal a nivel de la papila y se expuso la desinserción completa de la hemicircunferencia de las 6 a las 12 horas, responsable de la dehiscencia duodenal que se evidenció en la cara externa del duodeno.

Luego de la cirugía, la paciente ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), donde presentó una insuficiencia renal aguda, leucopenia y trombopenia severas, neutropenia moderada e hipotermia importante, que fue tratada con antibióticos de amplio espectro. Hemodinámicamente, la paciente estuvo inestable desde su ingreso en la UCI, aunque se consiguió el control hemodinámico con la administración de aminas vasoactivas.

La paciente evolucionó desfavorablemente, con hemorragia masiva a través de la sonda nasogástrica y de los drenajes, y desarrolló un shock hemorrágico severo, con un fracaso multiorgánico que no respondió al tratamiento y que desencadenó finalmente el fallecimiento de la paciente el día 5 de febrero de 2011.

 

Existió mala praxis en este caso...? Donde...? De que tipo...?

Escrito por Lex Ética Legal Medical Consulting

Etiquetado en #Cirugia, #Vesícula biliar, #Endoscopia, #CPRE, #Perforación intestinal, #Peritonitis

Repost 0