7 tipos de negligencias médicas habituales

Publicado en 15 Enero 2014

7 tipos de negligencias médicas habituales

Como hemos explicado en algunos de nuestros artículos, en algunas ocasiones la salud del paciente se pone en entredicho por una mala actitud del profesional sanitario o el propio sistema de salud, lo que puede producir una negligencia médica.

A continuación vamos a destacar algunas negligencias médicas más comunes. Desde nuestro blog de mala praxis médica hemos realizado una recopilación de las que consideremos que son las negligencias médicas más importantes:

  1. Impericia. El escaso conocimiento o habilidad del médico para interpretar los síntomas y signos del paciente, realizar un diagnóstico o escasa formación para realizar alguna intervención diagnóstica o terapéutica.
  2. Imprudencia. Es la confianza excesiva del médico en la banalidad del cuadro clínico del paciente, o en la percepción de que las complicaciones importantes no pueden ocurrir; y por lo tanto no tomar medidas para prevenirlas.
  3. Mala prescripción de medicamentos. Cuando un paciente presenta una enfermedad y se le prescribe algo que no está indicado para ésta o directamente contraindicado por la situación clínica del paciente, pudiendo tener consecuencias fatales.
  4. Omisión de información al paciente. No Informar adecuadamente sobre el procedimiento, los riesgos ni las alternativas de una intervención, que pueda tener secuelas o sea de alto riesgo antes de ella. El paciente siempre debe conocer y aceptar todo el riesgo que corre para poder decidir.
  5. Errores en intervenciones quirúrgicas. Muchas veces en las intervenciones quirúrgicas se producen errores, bien por circunstancias ajenas al médico, o bien por un puro error humano.
  6. La tardanza en realizar un diagnóstico. Si los profesionales sanitarios tardan mucho en diagnosticar una enfermedad, se puede perder un tiempo vital para realizar el tratamiento adecuado y por lo tanto, afectar la supervivencia del paciente.
  7. No proveer los medios técnicos y/o humanos para el diagnóstico y tratamiento de los pacientes. Ejemplo de esto es cuando una persona presenta un infarto, llama a la ambulancia y esta no llega nunca o le envían una simple unidad de traslado, pero no una UVI móvil.

Un Estudio de Viabilidad de Demanda Por Responsabilidad Profesional le indicará si existe alguna de estas negligencias y sobre todo, si se puede probar científicamente. De este modo se podrá saber si es procedente o no llevar a cabo algún tipo de reclamación.

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: