Sepsis en un bebé de 45 días ¿Existió mala praxis médica?

Publicado en 8 Enero 2014

Sepsis en un bebé de 45 días ¿Existió mala praxis médica?

La paciente K. A. I. nació mediante un parto normal sin complicaciones previas el 13 de enero de 2013, con un test de Apgar de 10 realizado a los 5 minutos de su nacimiento. Dos días después fue dada de alta del centro hospitalario donde había nacido.

A los 15 días de vida, K.A.I. visitó al pediatra y este le indicó que debía tomar el suplemento nutricional Alprem, debido a que había perdido un poco de peso y tenía deposiciones fecales líquidas. Sin embargo, tres días después, los padres llevaron de nuevo a la paciente un hospital porque tenía náuseas, aftas en la boca y trastornos en la alimentación. Tras una revisión, se le diagnóstico que no sufría una patología médica actual y se le dio el alta, recomendando cambiarle la tetina al biberón.

El 10 de febrero, justo 10 días después, los padres volvieron a llevar a su bebé al centro de salud por su poca ganancia de peso, donde se derivó al Servicio de Urgencias ese mismo día, sin que exista constancia de pruebas sobre la anamnesis o el examen físico del bebé.

A la llegada al hospital esa misma tarde, se constató un muy mal estado general con diagnóstico de desnutrición y deshidratación graves debido a una diarrea aguda, además de palidez cutánea con cianosis, por lo que se le realizó un cultivo de sangre y una analítica que indicó un aumento de la proteína C reactiva (PCR). Ante esta situación, se introdujo al bebé en la incubadora y se le administró oxígeno con suero fisiológico y glucosado.

Traslado de hospital

Apenas 5 horas después se constató una glucemia y una pérdida de peso, ante lo que se solicitó el traslado a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de Referencia por vía área. Sin embargo, se hizo por vía marítima primero, y luego por vía terrestre, lo que llevó a la niña K.A. I. a otro hospital el día 11 de madrugada, donde se constató la recepción de la analítica del hospital de origen y se estableció un diagnóstico de deshidratación mayor al 10%, desnutrición y diarrea aguda.

La paciente volvió a ser examinada y presentó hipertensión arterial, por lo que se solicitaron los Servicios de Cirugía Plástica e Inmunología y se pidieron nuevas muestras de sangre y heces, indicando el tratamiento antibiótico con ceftazidina y amikacina, que empezó a recibir el mismo día 11 por la tarde y de forma no inmediata.

El día 12 de febrero, la niña empeoró, y el día 13 se le detectó taquipnea, por lo que se procedió a su intubación orotraqueal y conexión a ventilación mecánica. Los siguientes días, la niña presentó un empeoramiento de su cuadro clínico, con una coagulopatía grave, anemia grave y acidosis metabólica.

El fracaso hemodinámico no respondió al tratamiento con fármacos vasoactivos, lo que hizo que empeoraran las lesiones cutáneas junto al sangrado y la edematización progresiva, que causó su fallecimientoun mes y tres días después de nacer- debido a un fallo multiorgánico por sepsis, coagulopatía, shock séptico e insuficiencia renal y respiratoria, además de shock cardiogénico.

¿Existió mala praxis médica?

¿De qué tipo? ¿Negligencia, imprudencia, impericia, pérdida de oportunidad, error diagnóstico o un mal funcionamiento del sistema sanitario?

¿En qué momento?

Repost 0